1/49

JEET KUNE DO Vol.II

GABRIEL TONDREAU

Fecha: 04 al 14  de octubre de 2018.

Texto de la muestra por Raimundo Edwards: 

  1. El trabajo de Gabriel Tondreau ha oscilado constantemente entre el croquis urbano, la abstracción y el paisaje, entendiendo la práctica pictórica como una suerte de ensayo permanente.

  2. Después de vivir y trabajar hace un año en Barcelona (España), para esta exposición Tondreau ha preparado una serie de pinturas presentadas como la segunda parte de la muestra JEET KUNE DO del año 2017. En esta nueva entrega titulada JEET KUNE DO - VOL.II  podemos ver distintas series de ejercicios pictóricos como pistas de un nuevo álbum que tienen en común el sentido de construcción arquitectónica dentro del campo pictórico y la incesante búsqueda de abstracción geométrica, traducción naturalista y error.

  3. Utilizando materiales industriales y encontrados como planchas de zinc, fibra de vidrio,  baldosas o arpilleras como soportes de sustancias líquidas de esmalte, óleo y acrílico que organizan, abren y acompañan cada trabajo de la muestra, se ha configurado un montaje que contiene diversas escalas, cromas y ubicaciones en el espacio deexhibición.

  4. Agrupados o separados, los trabajos se comportan de manera irregular, versátil, anacrónica, y variante. Adoptan otros estilos, recuerdan los viajes de Tondreau a la ferretería de la esquina y como establece una amarga pero dulce zona de negociación con sus propios fantasmas. En este Vol. II los trabajos audicionan como tracks de una sesión que ha soportado horas de ensayo, meses de post producción y desplazamientos laterales, haciendo un esquive constante de la clasificación: arquitectura, neo-geo, bidimensionalidad, volumen, croquis, figuración, new wave o glitch.

  5. Estas maniobras como las define Bruce Lee “Son tan flexibles como sean posibles ” y sepultan la idea de un solo estilo, un solo movimiento monolítico, estable y sobrio. Plantean la posibilidad de abrir el plano de la superficie y adaptarse según las condiciones atmosféricas, los recuerdos familiares, las fijaciones enciclopédicas, los viajes amorosos y todo aquél residuo que ha quedado postergado en una bodega, almacenado bajo capas de polvo y rayados de otros, para ser re-tocado, re-pintado y re-exhibido.

  6. La puesta en escena de esta exhibibión contradice todas las normas de lo pictóricamente correcto: las relaciones entre las partes, las equivalencias cromáticas o el orden lineal en la disposición de las pinturas. Estas obras se comportan como elementos particulares que han sido construidos en parcelados he interrumpidos episodios temporales viajando a través del océano atlántico para reencontrarse con obras anteriores y ubicarse en este lugar que es casa, taller, galería y hogar.